SHOKUPAN




El shokupan es un pan de molde japones que se usa para hacer sandwich que es sorprendentemente suave, esponjoso, dura mucho tiempo y no dejarás de comer.

¿Qué necesitamos?...
 50 gr harina de fuerza
  40 ml agua muy caliente (90ºC)
200 gr harina de fuerza
3 gr levadura seca
 15 gr azúcar
7 gr sal
  10 gr de mantequilla a temperatura ambiente
150 ml leche entera

¿Cómo lo hacemos?...

Este pan lleva un prefermento que hay que hacer la noche anterior. Mezcla los dos primeros ingredientes en un recipiente pequeño hasta que no queden grumos y tápalo con un film tocando la masa, de esta forma no se formara una costra dura. Lo metes en la nevera y espera hasta el día siguiente para empezar con el pan.

Coge tu máquina de amasar pan y pon el resto de los ingredientes menos la mantequilla que la añadirás lo último. Añade el prefermento y amasa todo durante 10 minutos, si tienes un gancho de la batidora, mejor, y si no, con la paleta también queda bien.

Pasado los 10 primeros minutos, incorpora toda la mantequilla y vuelve a batir otros 10 minutos.

Una vez todo batido, saca la masa y ponla en un bol con una gota de aceite, esto es para que al subir no se pegue a las paredes y déjalo hasta que doble su volumen. Lo ideal es dejarlo una hora a unos 30ºC, sino puedes conseguir esa temperatura déjalo más tiempo hasta que veas que ha aumentado.

Ahora comienza la parte de empezar a dar forma, saca la masa del bol y divídela en dos partes iguales. Córtala con una rasqueta o con un cuchillo de forma limpia, nunca tires de la masa para cortarla, esto estropea el gluten.

Dale forma de bola a cada una de las masas y tápalo con un trapo limpio, Como hemos bajado el volumen de la masa hay que volver a hacer el segundo levado, deja descansar la masa unos 20 minutos.

Cuando ya lo tengas, lo último que te queda es dar la forma tan característica de este tipo de pan. Pon un poco de harina en la encimera, coge una de las bolas de masa, estírala con un rodillo pequeño y dale forma de rectángulo de un tamaño aproximado de 15 x 20 cm.
Coge el extremo mas largo y doblado a la mitad de la masa, haz lo mismo con el otro extremo y luego haz un rollo con toda la masa.

Con la otra bola haz el mismo rollo y ponlo en un molde rectangular. Tapa el molde con un trapo húmedo y deja que aumente de volumen, hasta que sobrepase el molde en altura. Mientras tanto enciende el horno y espera que alcance la temperatura de 180ºC. Hornea 25 - 30 minutos y ya lo tienes. 

Sácalo del horno, espera 20 minutos antes de desmoldar y deja que termine de enfriarse sobre una rejilla. 
Córtalo con un cuchillo de sierra y ya tienes listo un pan de molde tierno, suave y que no dejarás de comer. 

CONVERSATION